¿QUIÉNES SOMOS?

unnamed-15

La Escuela de Música Alba Serrano nace en el año 2016 como una alternativa a las escuelas de música tradicionales, especializándose en el ámbito de la música moderna con una metodología novedosa y vanguardista, en la que todo el aprendizaje se desarrolla a través del propio instrumento y de la participación en distintas agrupaciones, formando parte de un colectivo musical.

¿QUÉ NOS HACE DIFERENTES?

  • Los niños empiezan a tocar el instrumento a los 6 años, un año antes de lo habitual, ya que las nuevas generaciones son más inquietas, despiertas y acostumbradas a tener toda la información a un “clic”.
  • Hemos sustituido el lenguaje musical tradicional (ya que, bajo nuestra experiencia, no funciona con estas generaciones), lo hemos modificado y adaptado a los nuevos tiempos, dando como resultado el lenguaje instrumental: un método innovador desarrollado por nosotros, con programación propia, en el que los niños aprenden a leer música en una pequeña banda mientras tocan su instrumento y leen partituras específicas del mismo. De esta forma, vienen motivados a clase donde, además de aprender música en grupo y con su instrumento, preparan canciones que interpretan en los diferentes actos de la escuela. 
  • Hemos dado un giro a las clases de coro, ligadas al lenguaje instrumental, trabajando repertorios actuales, elegidos entre el alumnado y la profesora. De esta manera, hacemos partícipes a los niños y creamos un ambiente de clase agradable, lúdico y divertido, mientras aprenden a educar la voz y el oído.
  • En la clase de instrumento trabajamos canciones contemporáneas, conocidas por los alumnos, alejándonos de compositores clásicos que ellos no conocen, para acercarnos al panorama musical actual. Por eso, incluimos instrumentos de claro carácter moderno como el teclado, la guitarra eléctrica, la batería y el ukelele, entre otros, actualizando la forma de trabajar con instrumentos tradicionales, como el timple.
  • Nuestros alumnos tienen la oportunidad de probar todos los instrumentos en clases personalizadas antes de elegir el que quieren tocar. Esto permite que exploren sus gustos y escojan aquel instrumento con el que se sienten más cómodos. 

Proyecto de Escuela

Queremos iniciar a los niños en la música desde que son bebés, que aprendan y se desarrollen a través de ella, poniendo en primer plano sus cualidades y virtudes. A través de todo nuestro programa educativo, el niño continuará trabajando desde uno o más instrumentos todo aquello que va adquiriendo y compartiendo con sus compañeros y profesores. Es el inicio de un viaje que podrá acabar en la adolescencia o la adultez con una preparación completa y competitiva que podremos certificar con un título profesional.

Bajo el concepto de que lo mejor de la música es poder tocarla y compartirla con otras personas (que ya se lleva a cabo en los coros y las bandas de lenguaje instrumental), está orientado a crear una Marching Band infantil. Marching Band es un  concepto original de New Orleans formado, principalmente, por instrumentos de viento y percusión, de claro carácter moderno, cuyo repertorio queremos actualizar y mantener en el presente musical y social.

Para nosotros es muy importante que los alumnos suban a un escenario habitualmente y aprendan a compartir su música con el público, afianzando todo lo aprendido y sintiéndose músicos desde el primer día, independientemente de la edad a la que comiencen, viviendo en primera persona la realidad de un profesional.

Además de los conocimientos musicales, el alumno adquiere herramientas y aptitudes que le ayudarán tanto en sus estudios como en su vida laboral y social posterior. Nuestro proyecto educativo fomenta la concentración, ayuda al aprendizaje de otros idiomas, crea pautas de estudio, trabaja la constancia y la superación personal y mejora las capacidades del trabajo en equipo. Gracias a esto, los alumnos ganan confianza en sí mismos, adquieren la capacidad de hablar en público con solvencia y seguridad, desarrollan y potencian la psicomotricidad, aprenden y valoran que todo esfuerzo tiene su recompensa, trabajan la empatía y la generosidad y, en definitiva, les ayudará a construir la mejor versión de sí mismos.